Arqueologias del arte moderno.

“Arqueologías del arte moderno” fue el título elegido para la presentación en el Museo Reina Sofia del más reciente libro de Simón Marchan Fiz, uno de nuestros pensadores mas rigurosos y fecundos. Una arqueología que – según Estrella de Diego, una de las presentadoras – Marchan ha aplicado a sus propios artículos y ensayos que, por lo que entendí, consistiría en una excavación en los mismos con el fin de sacar a la luz sustratos cegados y conexiones inexploradas. El propio Marchan declaró que su arqueología es de filiación foucaultiana y que en definitiva obedecía a la naturaleza misma de su objeto, la modernidad, que es un “proyecto inacabado”, de acuerdo al célebre diagnóstico de Theodor Adorno. Como lo probaría el hecho de que muchas de las cuestiones puestas por los debates posmodernos y contemporáneos tienen notables antecedentes en la duradera historia de lo moderno. José Luis Molinuevo, el editor por la Universidad de Salamanca de esta obra voluminosa, arriesgó la interpretación de que la misma supone una recuperación de la fenomenología encarnada en un cierto regreso a la obra de arte como objeto. Marchan aceptó esta interpretación y la matizó declarando que él se decanta por el método de análisis de las obras de arte que apela a la abstracción siempre que ella esté “determinada”. O sea, como quería Galvano della Volpe, invocada o exigida por la propia naturaleza del objeto analizado. Y enfatizó su toma de partido afirmando que la experiencia directa e inmediata de las obras arquitectónicas es indispensable para el análisis y comprensión de las mismas.
Manuel Borja Villel no asistió pero en su nombre asistió Joao Fernándes, actual subdirector del Reina Sofía, que está preparando maletas para marcharse a Brasil a dirigir un instituto de arte y cultura de carácter privado.21.05.19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.