El obrero y la koljosiana.

Esta escultura estuvo delante del pabellón soviético en la Exposición universal de Paris de 1937, enfrentada al igualmente monumental guerrero ario, obra de Arno Breker, que encabezaba el pabellón de la Alemania nazi. Su autora fue Vera Mujina, una escultora nacida en Riga en 1899, que estudió en Moscú y Paris, donde recibió clases de Emile Antoine Bourdelle. Su sólida formación académica le permitió encajar muy bien con la estética del realismo socialista de la que esta escultura es uno de los ejemplos más sobresalientes. Murió en 1953, en Moscú, el mismo año que murió Stalin. También hizo una excelente escultura en homenaje a Chaikovsky. (29.08.2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.