Deambular en tiempos del coronavirus.

Fernando Baena, a contravía tanto de la pulsión del confinamiento como de los usos de la mayoría de sus colegas artistas, ha respondido a dicho confinamiento echándose literalmente a la calle. Las calles de Madrid, que ha ido recorriendo de madrugada, con una cámara fotográfica en mano y siguiendo itinerarios fijados al azar para revelar tanto sus lugares recónditos y la tramoya prosaica que hay detrás del espectáculo de Madrid puesto deliberadamente en escena para los turistas, como la desolación de unos espacios en los que falta la gente. Imágenes que duelen a quienes no concebimos a la ciudad sin su gente. A los que pensamos que la ciudad es su gente. (La secuencia entera de sus fotos puede verse diariamente en su muro) (04.10.20)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.