Los ángeles nuevos de Jorge Ribalta.

Voy al centro de arte la Virreina en Barcelona y me encuentro  por segunda vez con el Ángel Novus de Paul Klee. Y no porque estuviera allí. Al contrario: ni estaba el grabado y ni siquiera una reproducción del mismo. Apenas su invocación por parte de Jorge Ribalta, quien ha titulado la exposición por la que fui al Virreina como Ángeles nuevos, tanto por el grabado de Klee como por el Walter Benjamin que en sus Tesis de la filosofía de la historia transformó dicho grabado en la imagen del ángel de la historia.

La elección del título tiene desde luego sentido porque esta expo va de historia, como lo anticipa detalladamente el sub título: “Escenas de la reforma de la plaza de la Gurdunya, Barcelona (2005-2018)”. Ribalta eligió en 2005 esta plaza, situada a las traseras del Mercado de la Boquería, no solo para documentar fotográficamente los cambios introducidos por los más recientes planes urbanísticos en el ecosistema de la misma sino sobre todo para recuperar a través de imágenes reveladoras la historia de la plaza. Que se inicia en 1880 con el derribo del antiguo convento de Santa María de Jerusalén un “espacio residual y sin urbanizar” que pronto adoptó el nombre de la Gardunya: “una sociedad secreta criminal mítica en la cultura, en cierto modo equivalente a la Camorra napolitana”. Y que se prolonga hasta 2018, cuando “termina con imágenes de la muestra Raval. Canvi d´Escena, que se presentó en  la sala baja de la Massana junio de 2018”.

Una historia singularmente conflictiva reconstruida el por medio centenar largo de fotografías en blanco y negro, cuidadosamente copiadas y enmarcadas que componen esta exposición. Que inevitablemente llevan a preguntar ¿entre todas ellas,  dónde está el ángel de la historia, ese que en el grabado de Klee retrocede espantado ante la acumulación ingente de ruinas que crece sin cesar delante suyo mientras es arrastrado por el vendaval inexorable al que llamamos progreso? En las ruinas justamente es la respuesta de Ribalta. “A principios de 2005 – explica- todavía existían unos puestos de mercado y restos de la cubierta en la parte de la plaza entre las calles de Jerusalem y de les Floristes de la Rambla. Ya abandonados, en ellos dormía una comunidad de sintecho. En mayo se inició el derribo de estos restos”.  Y añade: “En el psicoanálisis, el resto es  un concepto que designa el residuo, el rastro del deseo, un material psíquico <<apagado, borrado, barrido>>.El trabajo analítico consiste en la elaboración de ese resto (…) que es “lo que se denomina cura, restitución. La tarea del ángel de la historia es también esa, <<recomponer lo destrozado>>, la salvación de las ruinas que deja la tempestad del progreso”.

Ribalta se salta sin embargo un paso crucial en la argumentación de Benjamin, para quién no es el ángel sino el mesías quien cura y restituye. A él es a quién corresponde irrumpir en “un instante de peligro” para redimir a las incontables víctimas de esa catástrofe interminable que es la historia y restituir en su plenitud lo que la misma ha arruinado. Las ruinas por sí mismas denuncian la catástrofe pero no la redimen. Solo pueden anunciarla gracias al ángel que, como el de Anunciación, les comunica que en ellas sin que lo sepan anida el mesías. Ese ángel nuevo es aquí y ahora la fotografía para una angeología como la de Wallace Stevens que, a diferencia de la de Massimo Cacciari, se ha liberado del orden ptolomeico del monoteísmo. La fotografía comparte evidentemente la fugacidad de los ángeles, que según la leyenda talmúdica citada por Benjamin, son creados en “cantidades ingentes” para que “una vez entonado su himno” se disuelvan en la nada. Además es tanto o más incorpórea que cualquiera de los ángeles que hemos podido imaginar porque siempre desaparece en lo que solo ella permite que aparezca. Pero no por invisible la obra de la fotografía es menos eficaz. Gracias a su toque intangible hasta lo roto y lo yerto recobra la intensidad de la vida y se transforma en promesa de redención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.