Temor y temblor.

Llevaba días deseando escribir sobre la exquisita exposición de Lina Espinosa en la galería Rafael Pérez Hernando de Madrid y de repente abro la página de Campo de relámpagos y uno de ellos me ilumina. Su autor no es Júpiter tonante, aunque en definitiva vendría a serlo, sino Jacques Derrida, que escribe sobre el temblor y se pregunta ¿Cómo no temblar? Antes de dedicarse en este inquietante ensayo a explicar el porqué de la posibilidad y la necesidad de usar el verbo “temblar”. Que viene del sustantivo “tremor”, “el trazo trazado por una mano temblorosa”, y que se asocia con “el trémolo que la mano del instrumentista imprime intencionalmente, activamente, temblando sobre la cuerda del violín o del órgano”. Y con “el tremolo de voz por el cual el cantante, el orador, el sacerdote, el cantor o el rabino revelan la emoción”. Y digo que el ensayo me ha iluminado de súbito como un relámpago, porque me ha permitido ver la vastedad del campo donde se inscribe el arte de Lina Espinosa. Sobre todo sus dibujos, compuestos de líneas trémulas, de líneas dictadas por el temblor de unas manos que se niegan a decidirse o que tropiezan cuando intentan decidirse. Dibujos que recuerdan evidentemente a Cy Twombly, sin ser jamás idénticos a los que enmarañan los cuadros de este admirable pintor, porque a Lina los dibujos se le escapan literalmente de las manos. En este punto viene de nuevo en mi auxilio el filósofo francés, cuando pone en cuestión la voluntad de copiar argumentando que el temblor es también y de manera radical flaqueza de la voluntad considerada en general. “El artista es alguien que se convierte en artista – explica – ahí donde la mano tiembla, es decir, donde él no sabe en el fondo lo que va a suceder o aquello que va a suceder le es dictado por el otro. Ese otro que nunca es un semejante, sino un Otro radicalmente distinto – como en Hegel, como en Lacan – y al que Derrida le atribuye o reconoce el nombre de Dios, porque “todo temblor, de manera literal o metonímica, tiembla ante Dios”.

(02.02.2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.