Hater.

Es una película tan reveladora como inquietante, que arroja luz sobre esas empresas que actualmente operan en la sombra y cuyo papel es utilizar las redes sociales y el resto de los medios a su alcance para destruir el buen nombre de los adversarios de quien les ha contratado. Lo hace relatando el irresistible ascenso al poder de un resentido que se las ingenia para torcer a su favor estos dispositivos perversos. Es como una versión en clave polaca y en la era del big data de La caída de los dioses de Luchino Visconti, aunque la psicología del protagonista me ha hecho recordar igualmente el turbio resentimiento de Lacombe Lucien… Imprescindible. (13.08.2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.