Rancière ya lo había pensado.

En esta entrevista Rancière ensaya una lección de modestia. Es evidente el interés de la entrevistadora en saber que piensa de la pandemia, porque al fin y al cabo él está entre maître à penser del pensamiento contemporáneo y ninguno de ellos se ha abstenido de hacerlo. Él en cierto sentido la decepciona. Afirma que tiene poco que decir porque se debe hablar de lo que se conoce prima facie o se ha investigado y que lo él ha estado haciendo durante el confinamiento es releer la Estética de Hegel en el marco de sus investigaciones sobre la arquitectura y la música, artes a las que antes apenas había prestado atención. Pero la modestia respuesta no le impide lanzar cargas de profundidad contra el resto de sus colegas intelectuales, a quienes acusa de realizar análisis de la presente crisis eco social que no lo son en realidad, porque son <<análisis completamente preparados de antemano: la teoría del estado de excepción, la crítica de la sociedad de control y el totalitarismo del Big Data y el repensar de arriba abajo la relación entre lo humano y lo no humano>>. Crítica a la que añade la de que estos analistas omiten señalar quien se va hacer cargo de << cambiarlo todo>> y de << acuerdo a qué  temporalidad>>. Remata diciendo que estamos atrapados entre la atención a las urgencias que es el rasgo común de la gestión de los gobiernos y << los intelectuales acostumbrados a pensar el fin de la historia o del Antropoceno>>. Hasta aquí todo estupendo. Rancière sin embargo no puede con el genio y termina diciendo que la crisis ha venido a confirmar tesis suyas previamente enunciadas. Primera que, en contra de los imagólatras, seguimos estando gobernados por palabras y específicamente por las dos palabras << que provocan efectos en las mentes fuertes: crisis y seguridad>>. Y segunda, que la pandemia confirma igualmente su mayor teoría:<< la absorción de la política por la policía>>.  O sea, que también para Rancière lo que está sucediendo él ya lo había pensado.      (04.06.2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.